¿Cómo cambiará la forma de viajar tras el coronavirus?

Los expertos han coincidido en que el coronavirus está cambiando y cambiará muchas actitudes y comportamientos; entre ellos, los hábitos de viaje de las personas. A partir de la llegada de una “nueva normalidad”, las rutinas adquiridas se quedarán para siempre, y aunque las conductas varían a lo largo de muchos años, este evento ha sido de tal magnitud que los cambios son abruptos.

Este año, y los siguientes, las personas pondrán más atención a la seguridad de su salud, por lo que viajar por cuestiones turísticas podría no ser una opción tan preferencial como en fechas anteriores. No desaparecerá el turismo, pero la prioridad no será viajar, sino disfrutar de una buena salud.

Viajes post confinamiento

El director general del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH) y el presidente de la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVE) en España, coinciden en que luego del confinamiento, las personas retomarán su espíritu viajero; no obstante, existirán cambios concretos en el transporte y la hostelería, donde regirán la prudencia y las restricciones.

Por su parte, el uso de mascarillas, geles y guantes nos acompañará un largo tiempo y seguirán formando parte del equipaje. Existirá por naturaleza una desconfianza por parte de los usuarios, que estarán conscientes de convivir con el virus; por lo que las agencias de viajes y los hoteles, deberán fortalecer sus estrategias operativas, para asegurar el distanciamiento social, el contacto con el resto y la higiene en el lugar.

Algo que sí es seguro, es que el apetito viajero sigue allí, incluso aún más acentuado luego del confinamiento; pero, las personas optarán por aquellas opciones que ofrezcan la mayor seguridad para su vida.

Preferencias de las personas tras el coronavirus

Las personas que usualmente hayan recurrido al transporte público o colectivo para hacer recorridos cortos, sin duda optarán por usar su propio vehículo para hacerlo en la actualidad, ya que es lo que les brinda mayor seguridad. Esto se traduce en un tipo de transporte individual, en el que se reduce el contacto con las personas.

En el caso de aquellos que vayan a hacer turismo, podrían recurrir sobre todo a alojamientos de tipo rural, ya que ofrecen mayor privacidad y menor relación con el resto de personas que no son de su entorno.

En cuanto a los viajes de larga distancia, los aviones y trenes seguirán funcionando, pero con muchas más restricciones; incluso en España existe una categorización de viajes según el nivel de preparación frente a la Covid-19, en el que se evalúan desde bajo hasta alto riesgo.

Viajes nacionales frente a viajes internacionales

De acuerdo a los expertos, los viajes por carretera serán más populares que nunca; esto es porque los viajeros decidirán moverse, en su mayoría, en vehículos particulares. A propósito de esto, muchas agencias y reconocidos turistas están propiciando y promocionando viajes nacionales, los cuales pueden ser igual de emocionantes que los internacionales.

Los viajes internacionales, por su parte, toman mayor importancia en el caso de trabajos y negocios. El turismo no está del todo acabado, pero sin duda las preferencias, actualmente, han cambiado un poco.

En conclusión, aunque existe una vacuna que brinda cierta seguridad y muchas personas ya se encuentren inmunizadas frente al coronavirus, esto no es muestra eficaz de no contagio; así que los hábitos de seguridad e higiene, y los implementos para conservarlos, seguirán formando parte de los viajeros y, aún no se estima por cuánto tiempo esto será necesario.